3.7.10

Lo que más me gusta de mi gata es su inocencia. Es un bebé. Es curiosa. Solo sabe amar. Araña y muerde jugando, y justo después me lame... y yo lo interpreto como besitos.
Es un tesorito. Agradece todo lo que le doy. Agradece la comida, el agua, y sobre todo... los besitos, las caricias, las palabras cariñosas, el dormir con ella... todo, todo lo agradece; y me lo agradece ronroneando.
Parece que comprenda todo lo que le digo, y parece que ya sea capaz de considerarme su mamá aunque solo llevemos una semana juntas. Es confiada y buena.
Es la gata que yo quiero ser.

2 comentarios:

  1. Júlia, guapa!
    Por fin tengo blog! Te sigo, espero que tú también, bellezón!
    Regresa pronto. El señor Bohemia te espera con mucha elegancia.

    [...] y el gato dijo sí.

    xoxo

    ResponderEliminar

Sensaciones que revolotean en mi mente